A ritmo de Rap, estudiantes de la IED Antonio Nariño celebraron los 50 años de “Cien años de soledad”

Estudiantes de la IED Antonio Nariño, hicieron un homenaje a Cien Años de Soledad

Estudiantes de la IED Antonio Nariño, hicieron un homenaje a Cien Años de Soledad

Con una innovadora puesta en escena, bajo el mejor concepto caribeño musical del rap, la Institución Antonio Nariño obtuvo los principales premios para el  grupo de teatro con la obra musical Cien Años de Soledad, realizada por un grupo de  estudiantes, llevados al mundo mágico de Macondo, acompañados y orientados por su docente del área de Castellano Lida Peñalver.

Los jóvenes, quienes  se tomaron  plazas, centros de estudios, escuelas , parques de la ciudad, con su obra Cien Años de Soledad cantada en Rap, se ganaron  Premios al  mejor actor principal Luis Galindo por su papel de Melquiades, Mejor Musicalización para Brandon Barroz y Augusto Arregoces, II mejor puesta en escena.

Recordemos que el rap es un género musical que también es denominado “rapear” o sea una técnica vocal que caracteriza a este género, un tipo de recitación rítmica de rimas y juegos de palabras. Una obra teatral en donde se puede encontrar desde beat, pero también excelentes monólogos de diferentes personajes de esta obra nobel.

Cien años de soledad cumple 50 años de su publicación y para celebrar esta fecha, este año, los estudiantes de los grados 10 y 11 de la IED Antonio Nariño de la ciudad de Santa Marta decidieron  cantarla, a lo calle, al mejor del estilo rap, que hizo que los asistentes gritaran, rapearan, aplaudieran, bailaran, pero sobre todo disfrutaran al mejor estilo de una de las obras más importantes y maravillosas  escritas por el Premio Nobel, Gabriel García Márquez.

Los estudiantes se sumergieron en las páginas de este libro, para retomar los monólogos de los personajes pero como cada quien con su talentos, otros decidieron cantar, o más bien hacer lírica, rítmica y usando técnicas como asonancia, aliteración, y rima. En estos se destacan este grupo de estudiantes de escuela pública, chicos que han aprendido amar la poesía, los libros a través de estos ejercicios de rimas. Letras que van acompañadas por una pista instrumental ( beat ).

Estos jóvenes estudiantes, artistas han demostrado todo su talento que consiste en generar un flow artístico mediante el uso de aliteraciones, cambiando los acentos, fusionando unas palabras de “Cien años de soledad” con otras. Jóvenes que “riman” ya que también se denomina al Rap como “poesía al ritmo de la música”. Y la poesía consigue el ritmo gracias a la métrica. Por tanto, el hacer Rap debería considerarse como cantar, ya que lleva ritmo y además crea una pequeña melodía, aunque poco variada en tonos. Es por esta razón que en los 50 años de Cien años de soledad, se canta al mejor estilo macondiano.

Brandon Barroz Lozano, Augusto Arregoces son dos de los raperos que interviene en esta obra enloqueciendo al público, pero también Walfredo Diaz Tagle Royero con su beatbox, o sea música con solo boca, sonidos. Dando paso a los monólogos de algunos personajes de Cien años de soledad, interpretados por; Luis Galindo, Jolinneth Toro, Melissa Lozano, Erika Cuestas, Erika Contreras, Camilo

Tejada, Andrés Padilla, Camilo Flórez, Daniel Gámez. En la parte de sonido y efectos Juan Camilo Cantillo, Jesús Góngora. Y en la dirección general la profesora de castellano Lida Peñalver, y Héctor Cotes.

Todos estos jóvenes actores que tienen una fascinación especial por la obra del nobel de literatura colombiano Gabriel García Márquez. Uno de los montajes principales es el monologo de Úrsula Iguarán, que se centra en los recuerdos, de principio y últimos momentos de la matrona de los Buendía en ‘Cien años de soledad’.

La producción se inspira en los personajes femeninos de la obra maestra de Gabo , entre ellos, Rebeca Montiel, Úrsula Iguarán, Amaranta Úrsula, Pilar Ternera. Pero también retoman los monólogos del Coronel Aureliano, de Pietro Crespi, José Arcadio II, el gitano Melquiades y José Arcadio.

Durante varios meses de lectura los actores, que crearon el texto de su unipersonal y toda la propuesta plástica, profundizaron en varios detalles de la novela. Lo que han llevado a la puesta en escena.

La obra si bien tiene la calle de los raperos, se va al sueño, congelado del rapero que se encarga de darles vida a los personajes a través de su canción es allí cuando se retoma los espacios tradicionales y se desarrolla en una casa. Al inicio, el público disfruta de la intervención de los raperos y su sueño para luego empezar con presentar los monólogos simultáneamente en diferentes espacios del lugar.

Toda una gran propuesta musical que comenzó por una ejercicio de lectura del aula de clases, hasta llegar a tomar las cabezas de los estudiantes, llenándola de magia, de formas de contar la historia de la familia Buendía, que con estos jóvenes talentos si tiene una segunda oportunidad sobre la faz de la tierra.

Url Corta: http://deracamandaca.com/?p=78692

Subido por Oct 11 2017. En la sección Actualidad, Santa Marta. Usted puede comentar esta nota

Comente esta noticia









Buscar archivo

Buscar por fecha
Buscar por sección
Buscar en Google

Foto Galería

PUBLICIDAD

Log in | Montaje y Desarrollo ColombiaWeb.info