“”Propaganda negra” y “propaganda blanca” contra los acuerdos de paz entre el Gobierno y las FARC

Por Abel José Rivera García|

Abel José Rivera García

¿Será que algún día o momento, se agota la fuente de mensajes amañados de la “Agencia Uribista de desinformación contra el Proceso de Paz”? ¡Como surte a la derecha de mentiras y verdades a medias para prevalecer su ideología hegemónica y corrupta!

Para no ser señalado de racista, me apresuro a aclarar que el término “Propaganda negra”, no es un invento mío para denostar de ese bello color que engalana un numeroso grupo de habitantes de este planeta tierra; y que sobretodo en sus mujeres, se ve tan lindo y llamativo. Este término con ese significado político, en realidad viene del inglés; y al decir de Wikipedia, se debe entender como “esa información y material o fuente falsa que pretende ser originaria de una parte ajena con respecto a un conflicto, pero que, en realidad, proviene de la parte contraria, y que suele utilizarse para difamar, avergonzar o tergiversar la naturaleza real del enemigo o el conflicto”. Por su parte, la misma fuente informática define “Propaganda Blanca”, como “aquella en que se declara la fuente originaria real y en la que se suele dar información más precisa, aunque sesgada, distorsionada y omisiva”.

De todas maneras, estos engendros han sido utilizados, principalmente durante y después de la II guerra mundial, por gobiernos y grupos políticos y religiosos, en sus contiendas y propósitos abiertos o encubiertos por poder político, religioso o cultural, con el objetivo de hacer prevalecer sus puntos de vista conceptual e ideologías, sin preocuparse si estas se ajustan a verdades o a la conveniencia general de los pueblos. Sus objetivos no son otros, que influir sobre las comunidades e individuos, de manera que no sienten que están siendo empujados o seducidos a actuar en una dirección o forma determinada; todo en el marco de una guerra psicológica encubierta, a través de la diseminación y presentación en los medios de comunicación de series interminables de mentiras, montajes y engaños, recurriendo a todo tipo de ingeniería creativa.

¿A quien va dirigida principalmente la propaganda negra y blanca? 

En esto coinciden muchos analistas políticos, quienes como Ricardo N (así aparece firmado su comentario en Google), expresan que: “El éxito de la propaganda negra reside en que está diseñada para influir sobre las capas sociales más sofisticadas, mejor informadas y capaces, de la estructura social. Se basa en la buena voluntad del receptor para aceptar la credibilidad de la fuente. De esta forma se consigue que el receptor, gracias a su prestigio y calidad social, se convierta no sólo en el repetidor y amplificador cualificado de la mentira; sino en el generador de una corriente de opinión que con su acción política termina satisfaciendo los intereses primarios de la fuente de origen”.

¡Basta de definiciones! Y entrando en materia, surge este interrogante:

¿Están los partidos y grupos contrarios al proceso y a los acuerdos de paz en Colombia, utilizando propaganda negra y blanca con intención de revertir y abortar los acuerdos entre el gobierno Santos y la guerrilla de las FARC?

Expresé recientemente, en otro artículo publicado por este medio “El Muelle Caribe”, que “… en el marco del desarrollo del proceso de paz en nuestro país, luego de los acuerdos de paz entre la guerrilla y el gobierno, y después del plebiscito a que fueron convocados los colombianos, se ha recrudecido el accionar de grupos fundamentalistas de derecha agrupados alrededor del partido Centro Democrático y del Conservatismo Ordoñista; y en consecuencia se empieza a evidenciar su movilización organizada, con una campaña cerril en contra del proceso de paz; donde para ellos nada es bueno en los acuerdos firmados. Y entre otras acciones sediciosas concertadas previamente entre ellos, aprovechan las redes sociales para tergiversar los acuerdos, los hechos posteriores derivados de estos, las declaraciones o expresiones que hagan, tanto el presidente Santos, como los coadyuvantes protagonistas del proceso de las representaciones del gobierno o de guerrilla, inclusive, llegan a mofarse, a hacer comentarios insultantes y amenazantes, y ¡la tapa!: por Facebook y twitter, hacen retos a duelo, dirigidos a los participantes con opiniones a favor del proceso y/o con opiniones políticas contrarias a sus ideologías extremistas”.

Algo más concreto expresó ante el Congreso Colombiano, la senadora Viviane Morales el pasado año, cuando con base en unas desafortunadas declaraciones hechas por la también senadora del partido uribista, María Fernanda Cabal; en las cuales mandaba al infierno a nuestro nobel escritor Gabriel García Márquez, además de acusar a la Sra. Ángela María Giraldo, representantes de las víctimas de las FARC, de sufrir el “Síndrome de Estocolmo”, porque perdonó a ese grupo subversivo. En esa sesión de esta corporación, Viviane Morales, acusó al partido Centro Democrático, de usar los principios de propaganda política de Hitler, y particularmente ilustro con casos concretos, como ese partido hace uso de los llamados “Once principios de la propaganda de Goebbels”, alfil y jefe de propaganda del tristemente célebre nazi llamado Adolf Hitler.

De todas formas, también echan mano de los mecanismos de lucha política, que en su tiempo y en España, propalara José Antonio Primo de Rivera, padre del ultraderechista partido Falangista que ilumina (oscurece, es mejor término) el accionar de la derecha colombiana, quien afirmaba: “…toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”:

Agencia concertada de desinformación contra el proceso de paz 

Hoy en nuestro país, ejecutando una estrategia sistemática y planificada por los Goebbels criollos, existen agentes de la desinformación, concertados a manera de Agencias Informáticas de Desinformación del Proceso de Paz, que en las llamadas redes sociales, principalmente en Facebook, “cuelgan” sin tregua, memes y mensajes contrarios a los acuerdos de paz; de los cuales hacen eco, y comparten y comparten, conocidos personajillos cibernautas de ciudades y pueblos, vinculados abiertamente a la propaganda negra y blanca.

Sus mensajes son una cantilena insulsa de pastorcitos mentirosos, que quieren asociar e identificar los acuerdos de paz del gobierno con las FARC, con los “cucos” del “castrochavismo”, y por último, el de “paz con impunidad”; echando mano a la famosa frase recurrida por los calumniadores de la derecha colombiana: “Si una mentira se repite lo suficiente, acaba por convertirse en verdad”; tal cual lo dijo en su oportunidad la senadora Morales: “… entre ellos el Dr. Uribe y sus caballeros templarios que lo siguen a todo lado, y para quienes es ley todo lo que el promulgue, promueva, firme y comunique”.

Recientemente, el gran ideólogo del Neoliberalismo en Colombia, Rudolf Hommes, publicó el 28 de mayo de 2017 en el periódico Capitalino el Tiempo, que “La manipulación exitosa de la información ha continuado, y se han aumentado la frecuencia y la intensidad de los comentarios que anuncian que Colombia está al borde de convertirse en otra Venezuela o equiparan al gobierno de Santos con el de Maduro. Las encuestas ya muestran una tendencia que podría terminar en que se vote a favor de la guerra y no de la paz, inducidos por la propaganda, muy exitosa, que ha provocado envidia por las ventajas que se les han ofrecido a los guerrilleros reinsertados mientras se incorporan a la sociedad y por temores inducidos por comentarios infundados sobre el avance del castrochavismo.”

La socialdemocracia es la meta  

Por último, manifiesto que los amantes de la paz debemos estar alertas contra estos cavernarios socialmente peligrosos, que han sido imbuidos de teorías de confrontación armada e ideológica con los manuales anticomunistas de las academias norteamericanas, con los idearios hegemónicos del falangismo y el fascismo, y complementados con el legado criminal del paramilitarismo de las AUC con quienes, por lo general, colaboraron y apoyaron fervientemente.

Los verdaderos demócratas, no podemos claudicar a nuestras luchas por hacer de Colombia un país para todos, con un sistema socialdemócrata de desarrollo concertado y sostenible ambientalmente, y con oportunidades para todos, a la manera de los países europeos de Suecia, Dinamarca, noruega, Alemania, Francia, Italia, ¡Líbranos, señor, de los fundamentalistas de la derecha colombiana!

Principios de la propaganda goebbeliana de desinformación

Veamos a que principios de propaganda nazi, hacía referencia la senadora Morales en su discurso:

Principio de simplificación y del enemigo único, Adoptar una única idea, un único símbolo; Individualizar al adversario en un único enemigo.

Principio del método de contagio  Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo; Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.

Principio de la transposición,  Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”.

Principio de la exageración y desfiguración, Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.

Principio de la vulgarización,  “Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar”.

Principio de la orquestación,  “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas”. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad”.

Principio de la renovación,  Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.

Principio de la verosimilitud,  Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sondas o de informaciones fragmentarias.

Principio de la silenciación,  Acallar sobre las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contra programando con la ayuda de medios de comunicación afines.

Principio de la transfusión,  Por regla general la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.

Principio de la unanimidad, Llegar a convencer a mucha gente que se piensa “como todo el mundo”, creando impresión de unanimidad.

Url Corta: http://deracamandaca.com/?p=79775

Subido por Nov 7 2017. En la sección Actualidad, Columnistas. Usted puede comentar esta nota

Comente esta noticia







Buscar archivo

Buscar por fecha
Buscar por sección
Buscar en Google

Foto Galería

PUBLICIDAD

Log in | Montaje y Desarrollo ColombiaWeb.info