ActualidadColumnistas

Contextualización de la violencia en Colombia y lo que le ha dejado a la región del Magdalena y el Municipio de Ciénaga

Por: Camilo Castro Stan

Camilo Castro Stan

En Colombia, la guerra y la violencia, se remonta a los últimos 100 años. La de los mil días, la guerrilla, la violencia desatada entre liberales y conservadoras, el despojo de las tierras a los campesinos, las diferentes formas de la violencia como el secuestro, la desaparición forzosa, el narcotráfico, el acuartelamiento de niños en la guerra, la parapolítica, el fleteo, la minería ilegal y el conflicto de las esmeraldas, convirtieron a Colombia en un rio de sangre de nunca acabar. Sumado a esto, la corrupción que ha penetrado hasta el último rincón del país, cada día, hacen pedazos al territorio colombiano.

Actualmente el país del Sagrado Corazón, se debate entre la violencia, la corrupción y el escepticismo generalizado que amenazan de muerte a esta debilitada democracia colombiana. Todas las manifestaciones de la violencia, se fue apoderando de las regiones del país. El departamento del Magdalena y el Municipio Ciénaga, no fueron la excepción de esta barbarie.

La violación de los derechos humanos, comienza en 1928, con la Masacre de las Bananeras, en donde el estado a través del Ejercito Nacional, asesinaron cientos de obreros campesinos que trabajaban en las fincas bananeras y quienes hicieron un pliego de peticiones a la empresa exportadora de bananos United Fruit Company. Con este hecho histórico de la Masacre de las Bananeras, marco un rio de sangre en el Departamento del Magdalena.
Años después, aparece la guerrilla como un fenómeno social reivindicador de las clases sociales más vulnerables del país. Su consigna era tomarse el poder a través de las armas. Pero con el pasar del tiempo su accionar, se convirtió en asesinatos, el secuestro, la extorsión, el despojo de las tierras de los campesinos y finalmente se dedicaron al narcotráfico.

En las décadas de los 70 y 80s, el narcotráfico, permeo toda la estructuras del estado colombiano, incluyendo los órganos de control del país. Durante los gobiernos de Misael Pastrana Borrero, Alfonso López Michelsen, Julio Cesar Turbay Ayala, Belisario Betancur Cuarta, Virgilio Barco Vargas y Cesar Gaviria Trujillo, permitieron que la guerrilla, el contrabando y el narcotráfico, sembraran el terror y la violencia, se apoderaran de la sociedad.

El cartel de Medellín, en cabeza de Pablo Escobar Gaviria y el cartel de Cali de los hermanos Rodríguez Orjuela en asocio con José Santa Cruz Londoño y Helmer Herrera, permearon las estructuras legislativa, ejecutiva y judicial del país. Asesinatos de líderes políticos, periodistas, empresarios, investigadores, magistrados y jueces de la república, bombas en edificios y en los aviones, muerte de candidatos presidenciales. Fue la época más sangrienta del país.

En 1997, durante el gobierno de Andrés Pastrana Arango, permitió que se desarrollara el movimiento de las Autodefensa del Magdalena Medio y Urabá, y la de los Llanos Orientales, creadas para exterminar a la guerrilla en esos sectores del país. Posteriormente. En esa época, Carlos Castaño, logró integrar, los diferentes grupos que delinquían en el país constituyendo las Autodefensas Unidas de Colombia.

Los paramilitares, marcaron una de las épocas más sangrientas de la historia del país en la que se registraron más de mil masacres, miles de familias desplazadas por la violencia y el despojo de las tierras a cientos de campesinos. Esta alianza paramilitar de las AUC, con los políticos en las regiones y la expansión del poder paramilitar en los territorios del país, fue fatal. Fue una autodestrucción.

El objetivo de las AUC, al mando de Carlos Castaño y su hermano Fidel, se trazaron una estrategia militar para combatir y contener la expansión de la guerrilla, tomándose los territorios donde operaban las fuerzas revolucionarias de la guerrilla. El movimiento de la autodefensa, empezó a crecer en todo el país y con ello, se salieron del control del jefe máximo, Carlos Castaño.

En 1998, las FARC, ataca el cuartel general de las AUC en el Nudo de Paramillo, donde se encontraba Carlos Castaño y que por poco le cuesta su vida en momentos en que el gobierno nacional, había firmado una tregua unilateral, durante la fiesta de fin de año.

Las autodefensas Unidas de Colombia, crecieron en medio del secuestro, extorsión, masacres el narcotráfico, despojo de tierras que se volvieron incontrolables hasta el punto de asesinar a su líder y vocero político Carlos Castaño en el año 2004, por orden de su hermano Vicente Castaño y desaparecieron a sus creadores y líderes de este nefasto movimiento paramilitar.

Finalmente el 15 de julio de 2003, siendo presidente de la república, Álvaro Uribe Vélez en Tierralta (Córdoba), el gobierno nacional, representado por el Alto Comisionado para la Paz, los miembros de la Comisión, delegados de la Iglesia Católica y los representantes de las Autodefensas suscribieron el “Acuerdo de Santa Fe de Ralito”, a través del cual el gobierno y las AUC acordaron iniciar la etapa de negociación a través del “fortalecimiento de la gobernabilidad democrática y el restablecimiento del monopolio de la fuerza en manos del Estado”.

En el acuerdo de Ralito, las Autodefensas Unidas de Colombia se comprometieron a desmovilizar a la totalidad de sus miembros en todo el territorio. Según la oficina del Alto Comisionado de Paz de la presidencia de Álvaro Uribe Vélez, “durante este periodo se desmovilizaron 31.671 combatientes y se entregaron 18.051 armas, en los 38 actos de desmovilización”.

Posteriormente y con relación al proceso de paz de las FARC y el gobierno nacional, el 24 de agosto de 2016, se firmó en la ciudad de Cartagena, el Acurdo general para el fin de Acuerdo General para el Fin del Conflicto y el Establecimiento de una Paz Estable y Duradera. Este acuerdo debía ser legitimado y aprobado por la ciudadanía en un plebiscito, el cual, fue realizado el 3 de octubre de 2006. Las votaciones fueron adversas al gobierno de Santos, es decir, el abstencionismo llego al 60% y el “NO”, obtuvo el 51. 21% de la votación y la oposición gano el plebiscito.

Por este resultado de la consulta, el Acuerdo General para el Fin del Conflicto y el Establecimiento de una Paz Estable y Duradera, el gobierno nacional, tuvo que negociar con los con los líderes opositores de dicho acuerdo mas exactamente con los representantes del Centro Democrático. Y finalmente, el la Plenaria del Congreso de la Republica y se encuentra en proceso de implementación por el gobierno Nacional.

Es preciso expresar que durante el periodo presidencial de Uribe Vélez, se ha criticado por muchos organismos internacionales por la continua violación a los Derechos Humanos. Asi mismo, se le endilga su responsabilidad en las masacres de los paramilitares en muchas regiones del país, como también, el hecho de no ejercer el control a las actuaciones de las autodefensas Unidas de Colombia.

Hay que recordar que muchos funcionarios y personas allegadas a su gobierno, han sido encarcelados por presuntas irregularidades en sus actuaciones. ( Yidis política, Chuzadas del DAS entre otras)
El Departamento del Magdalena, el Municipio de Ciénaga y la Zona Bananera, no fueron, la excepción a esta problemática social de la violencia y la guerra que ha vivido el país del sagrado corazón dentro del marco del conflicto armado de Colombia.

Luego de estos procesos de acuerdos de paz con la guerrilla y las autodefensas, quienes implementaron como estrategia militar el secuestro, el crimen, el narcotráfico, las masacres, posteriormente, el retiro des miembros de los territorios a lo largo y ancho del país. Este fenómeno se ha ido trasladando a las ciudades y pueblos del país.

En los últimos diez años, en las grandes ciudades, se ha incrementado, el robo, el fleteo, el atraco, el robo a apartamentos, casas, el micro tráfico, la criminalidad y la conformación de bandas criminales, mantienen en zozobra a los habitantes del país y sobre todo en el Magdalena, el Municipio de Ciénaga y la región bananera. El alto índice de crímenes y la ola de atracos en la segunda ciudad del departamento y la zona bananera, ha provocado que las comunidades, clamen a las autoridades competentes, mayor atención a esta problemática social.

En el Magdalena, la ciudad de Santa Marta, Ciénaga y la zona bananera, mantienen los más altos índices de homicidios, atracos y fleteos en la parte urbana y rural de estas poblaciones del caribe colombianos. Según los entendidos en la materia, las autoridades competentes del departamento y municipales han fracasado con las políticas de seguridad implementadas en estos territorios en la parte urbana y rural.

En el Municipio de Ciénaga en los actuales momentos, según las autoridades competentes, no hacen presencia activa de las bandas criminales y mucho menos cultivos de marihuana y cultivos de coca. Los corregimientos de San Pedro, San Javier, Siberia y Palmor, son los mayores sembradores y productores de café en la región caribe colombiano y se han restablecido la autoridad oficial en todos estos territorios. Pero la delincuencia común, está poniendo en jaque a las autoridades del municipio por la ola de crímenes y el alto índice de atracos, fleteo y hurtos.

El Municipio de Ciénaga, en los últimos años, ha sido escenario de todas las formas y tipos de violencia que se ejerce en todo el país. En esta jurisdicción del magdalena, hacen presencia las bandas criminales de la guerrilla, las autodefensas y la delincuencia común por su posición geográfica en la región caribe. La herencia de todo este proceso, es que aun la gente sigue llegando al Municipio de Ciénaga con el malsano interés de seguir delinquiendo y no por su potencial agrícola, económico, pesquero, turístico y cultural.

Por todo ello. desde el Concejo Municipal de Ciénaga y desde las comunidades, se han escuchado voces de rechazo a la inseguridad que viven los cienagueros en la actualidad. El presidente del cuerpo legislativo de Ciénaga, Carlos Padilla Peña, se expresó desde el centro de la democracia para rechazar la inseguridad que vive el pueblo cienaguero en la actualidad y reclama de las administración departamental y municipal para que soliciten al gobierno nacional medidas contundentes para contrarrestar este flagelo social en nuestra comunidad.

“Ante los altos índices de crímenes, atracos, fleteos y los constantes hurtos a personas, residencia y los hurtos a motos, bicicletas y celulares que se vive el Municipio de Ciénaga, es inadmisible. “No es posible que unos cuantos bandidos tengan sitiadas a nuestra ciudad. Tenemos que ser muy severos al momento de combatir, la delincuencia que esta sembrando el terror en el territorio cienaguero.

Desde el Concejo Municipal, le hacemos un llamado a la administración departamental y municipal un plan de acción básico estratégico, a través del cual, se neutralice la inseguridad y se le garantice la tranquilidad a los cienagueros”, afirmo, el Presidente del Concejo Municipal, Carlos Padilla.

Por su parte el Alcalde Municipal, Luis Alberto Tete Samper, ha expresado que realiza ingentes esfuerzos en la implementación de nuevas estrategias para contrarrestar a las organizaciones criminales que operan en el Municipio de Ciénaga y que mantienen en zozobra a toda la comunidad cienaguera. “las ultimas capturas, realizadas por la policía nacional de algunos cabecillas y miembros de las bandas criminales, es el fiel reflejo de las estrategias que se están poniendo en práctica para acabar con la inseguridad en el Municipio de Ciénaga”, afirmo el mandatario local.

En conclusión, podemos decir que las estadísticas de crímenes, hurtos y atracos, van en aumento en la jurisdicción del municipio de ciénaga. El cuerpo legislativo y las comunidades del territorio cienaguero, solicitan en voz unísona a las autoridades policivas y militares que apliquen estrategias para combatir a las bandas criminales que operan en el territorio del municipio de Ciénaga para así, devolverle la tranquilidad y la paz a toda la ciudadanía. Hoy la percepción de los Cienagueros es que la delincuencia, le está ganando, la batalla a las autoridades oficiales del Magdalena. … Usted qué opina?

Castrostand3@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba