Ciénaga

Aguas negras recorren barrios y centro de Ciénaga ante inoperancia de Operadores de la Sierra

En pleno siglo XXI y después de 20 años de contrato de concesión con esta empresa privada, las calles de la ciudad siguen siendo el cauce de aguas negras o residuales y el olor a excremento humano es la tortura eterna de los habitantes de varios barrios en Ciénaga.

Por Julio Cabana Labarcés|

Las quejas contra Operadores de Servicios de la Sierra en Ciénaga no paran, desde varios sectores líderes y ciudadanos en general protestan por el pésimo servicio de alcantarillado que está prestando esa empresa en la ciudad.

El casco urbano del primer municipio del Departamento del Magdalena es recorrido por las aguas negras que se desbordan de las alcantarillas, sin control, poniendo en peligro la salud de los cienagueros.

Desde hace varias semanas se registra el derrame de aguas negras en el centro de la ciudad en los alrededores de la calle 7 con carrera 11, muy cerca a la Plaza del Centenario. Este es otro de los ejemplos que ratifican la inoperancia de Operadores de Servicios de la Sierra en la prestación del servicio de alcantarillado.

La salud en peligro

El constante recorrido de aguas residuales y los olores  nauseabundos y hediondos que los ciudadanos tienen que soportar durante semanas amenazan la salud de niños y adultos mayores, ya que la empresa solo se acerca a arreglar el desborde de las alcantarillas cuando la comunidad afectada protesta en los medios de comunicación y los pone en evidencia.

La situación se complica porque al estar en cuarentena los cienagueros tienen que soportar los olores a materia fecal durante varios días, sin poder salir de sus casas a respirar otro aire, alejados de la pestilencia que les genera esta empresa privada.

Y ni hablar de los vectores biológicos que genera esta situación que se convierte en un caldo de cultivo para la aparición de enfermedades infecto contagiosas y peligrosas como el dengue.

Los habitantes del Barrio 18 de enero después de un mes de quejarse, reclamar y soportar el derrame de aguas  negras recibieron, por fin, la visita de Operadores de la Sierra para corregir con pañitos de agua tibia  el desbordamiento de los manjoles.

Silencio e incumplimiento

La empresa hasta el momento no ha dado explicaciones del por qué se presenta esta problemática ni a la comunidad ni a las autoridades competentes, evadiendo con el silencio su responsabilidad de responder por el contrato que suscribió con la Alcaldía en el  año 2000, mediante el cual está obligada a prestar con eficiencia y eficacia este servicio público.

En las calles de Ciénaga está la evidencia de que Operadores de Servicios de la Sierra no cumple con la eficacia y la eficiencia que también la ley le exige como la entidad  contratada por la Alcaldía para prestar los servicios públicos de alcantarillado, agua y aseo en Ciénaga.

Igual situación de ineficiencia se presenta en la prestación del servicio de agua potable que no le llega a todos los barrios, en otros solo pueden contar con ella unas cuantas horas del día y a donde llega se necesita de turbinas eléctricas para poder utilizarla porque nunca ha cumplido con la presión que la ley le obliga a brindar en este servicio a sus usuarios. A todo esto se le suma las altas tarifas que cobra por los pésimos servicios que presta.

20 años de tortura

Esta situación irregular que ninguna autoridad ha frenado, se presenta ineludiblemente todos los años en época de invierno o simplemente cuando cae cualquier aguacero en el casco urbano del municipio y Operadores de la Sierra se excusa en esa situación señalando que las aguas lluvias entran a los manjoles y colapsan el sistema de alcantarillado, problemática que no ha solucionado en los 20 años que  tiene de estar prestándolo, 20 años de eterna tortura para los cienagueros, en los que ha demostrado su fracaso y la  inoperancia en la prestación de este servicio en Ciénaga.

En esta oportunidad esa ineficiencia ha quedado en mayor evidencia porque el desborde de las aguas putrefactas está ocurriendo en tiempo seco, en verano, y con el agravante de que en Ciénaga no llueve desde hace siete meses aproximadamente.

Lamentable que después de 20 años de realizado el contrato de concesión entre la Alcaldía de Ciénaga y esta empresa privada, en pleno siglo XXI, las calles de la ciudad en verano o en invierno sigan siendo el cauce de aguas negras o residuales y olor a excremento humano sea el perfume de la ciudad.

Síguenos en Twitter: @dracamandaca  y en nuestra página de  Facebook: De Racamandaca

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button
Close
Close