Avatares musicales: “El Torito”

Por Guillermo De La Hoz Carbonó|

Guillermo De la Hoz Carbonó
Guillermo De la Hoz Carbonó

Las canciones costumbristas nacen en el diario vivir, no son inventos imaginados de sus creadores. Las historias surgen en los aconteceres de los pueblos. No podemos asegurar que tal personaje es el autor o participe de una canción (música, el verso lirico y arreglos), y después cuando se solicitan las explicaciones se omiten comentarios, no se responde asertivamente o se hacen en forma confusa, porque hace falta la carne viva de su verdadero creador o de los que participaron en ella en el día a día. Esto es lo que pasa con la conocida canción “el torito”, símbolo de los carnavales de la Barranquilla. Cuando se pregunta sobre la explicación detrás de la letra, se encuentran vacíos, cambios con respecto a la lirica original y la explicación de cada protagonista citado no se tiene clara. Los nombres no son azarosos, responden a gente que inspiró a su autor. Esto ha sucedido con algunas canciones exitosas, donde se reclaman varias paternidades, caso parecido sucedió con la famosa canción “La cumbia cienaguera”.

 Se puede decir que con “el torito” se ha dado otro caso de injusticia con su verdadero compositor, el hombre detrás del éxito musical, quien le dio la letra y la melodía original fue Quintín Carbonó López, (QEPD), conocido como: “el pollo Quinte”, “estilla e´ leña” o “el perro”, quien nació en las entrañas de la Tasajera profunda, corregimiento de Pueblo Viejo. El Pollo fue un pescador en su juventud, posteriormente trabajó en la Unid Fruit Company, reconocido repentista, decimero y tamborero, compositor de este chande en la década de los años 60s que ha sido inmortalizado por el desaparecido Joe Arroyo. Este pegajoso ritmo, atribuido a otros autores, principalmente al guitarrista y músico tasajerense-cienaguero Gustavo Rada Ojito, el del trío “Tres cienaguero”, quien se lo entregó sin mayor explicación al maestro José María Peñaloza, uno de sus arreglistas, que lo presentó en Barranquilla y posteriormente lo asumieron como símbolo de esta danza la familia Fontalvo, del barrio Rebolo, ya que de acuerdo al estudioso tasajerense Aquiles Caballero Carbonó, la canción estaba escenificada originalmente con un baile de toritos.

 En uno de los versos de la canción encontramos todo una explicación relacionada con el uso del lenguaje y los nombres de los personajes. Aunque hay cambios en la letra original, por ejemplo: braza por bala, en esa época se cocinaba con leña; el nombre de Salomón se remonta al yerno de Filomena Santamaría, quien era la propietaria de la mejor panadería en Tasajera; y finalmente el enfrentamiento del perro bravo con el toro valiente, se trastoca la frase, ya que el autor de la canción, conocido como “el perro”, enfrentaba a los del otro lado del puente, reconocido como el toro valiente. Veamos la estrofa: “Pasó una bala (braza) rastrera que rompió mi catabrón / Pega un grito Salomón pan caliente en Tasajera. / Si el toro fuera de azúcar, los cachitos de panela / Si yo fuera  garrochero, cuanta garrocha le diera / El torito remigia cuando iba pasando el puente /Si  tú eres perrito  bravo, yo soy el toro valiente.” Hermosos versos que están en el imaginario colectivo de los viejos de Tasajera. Por lo tanto, esta injusticia con el gran pollo Quinte ha pasado a la historia, aunque esperemos que uno de sus directos descendientes, el parlamentario Carlos Neri López Carbonó, gestione y se reconozca el verdadero autor, al menos varios autores y participes.

 Recordemos que con “La cumbia cienaguera” pasó un caso curioso. Al final se reconocieron legalmente autoría y participación de tres músicos, las notas en el pentagrama al maestro Andrés Paz Barros, la lirica actual al músico Esteban Montaño Polo y como arreglista, al importante acordeonero Luis Enrique Martínez, “el pollo vallenato”. La letra inicial de “la cama berrochona”, como se conoció en sus inicios la cumbia cienaguera, compuesta por el profesor Humberto Daza, “Chamber”, no se tuvo en cuenta en el litigio. Así quedó en una sentencia en un juzgado civil de Ciénaga donde el juez fue el doctor Joaquín Rivas Meléndez. Historias que debemos conocer.

Síguenos en Twitter @dracamandaca

 

2 Responses to "Avatares musicales: “El Torito”"

  1. Lisandro Polo   04/01/2017 at 4:01 pm

    Interesante aporte al conocimiento de nuestro legado musical, tenía entendido de la autoría de Gustavo Rada, tema grabado por la sonora Curro con arreglos del maestro Antonio María Peñaloza.
    Ciertamete, así ha pasado con otros temas en los que se ha desconocido al autor de la obra.

    Responder
  2. Rubén Darío Sarmiento   16/12/2018 at 8:42 am

    Buen apunte viejo Guillo

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.