ActualidadGenerales

Contraloría cuestiona deficiente gestión de las CAR

Lupa a las Car
Lupa a las Car

En 2014, como sucedió en 2012 y 2013, se evidenció ineficiencia en la ejecución de los recursos del Presupuesto General de la Nación apropiados por las CAR con destino a gastos de inversión. Pese a contar con cuantiosos recursos, las cuatros Corporaciones que no recibieron recursos del Presupuesto Nacional (la CAR, CVC, CORNARE y CDMB) presentan los más bajos desempeños en su ejecución. Las auditorías adelantadas en el primer semestre de 2015 señalaron una deficiente gestión y no fenecimiento de sus cuentas para 7 Corporaciones Autónomas Regionales. ¿Son las CAR ruedas sueltas?

La Contraloría General de la República adelanta un Seguimiento Especial a las 33 Corporaciones Autónomas Regionales del país tras evidenciar en las últimas tres vigencias una deficiente gestión en el manejo de los recursos públicos que manejan buena parte de las mismas.
En las auditorías adelantadas en el primer semestre del presente año a 14 Corporaciones Autónomas Regionales, sobre la vigencia 2014, hay un denominador común: un bajo nivel de gestión y el no fenecimiento de sus cuentas.
Es el caso de la CAR Cundinamarca, la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC), la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge (CVS), Corpomojana, Corpoguavio, la Corporación Autónoma Regional de Santander (CAS) y Corpochivor.

Deficiente ejecución de recursos de inversión

El bajo nivel de gestión de algunas Corporaciones Autónomas Regionales del país, en temas como la ejecución de los recursos de inversión que financian sus actividades misionales, ha dejado en evidencia el incumplimiento del objetivo para el cual fueron creadas y por tanto que no se desarrollen a cabalidad los programas, planes y proyectos de conservación y protección del medio ambiente y de los recursos naturales en el área de su jurisdicción.
En la vigencia 2014, llegó a un monto de $1.5 billones la apropiación definitiva global para gastos de inversión con que contaron las 33 Corporaciones Autónomas Regionales.
Y según el Informe de la CGR sobre el estado de los Recursos Naturales y del Ambiente 2014-2015, como resultado de la ejecución presupuestal se registran saldos de apropiación por $191.008 millones equivalentes al 12%.
Muchos recursos y baja ejecución
Como en las vigencias anteriores, buena parte del presupuesto de inversión de las CAR no se comprometió en cuatro Corporaciones (la CAR, CVC, CORNARE y CDMB), que sin recibir recursos del Presupuesto General de la Nación no ejecutaron las partidas presupuestales financiadas con recursos propios, provenientes especialmente de la sobretasa ambiental y las tasas de uso y retributivas.
Para la anualidad 2014 el porcentaje de apropiación de estas 4 corporaciones llegó al 56% de la totalidad de la apropiación de las CAR.
Y pese a contar con estos cuantiosos recursos, dichas corporaciones presentan los más bajos desempeños en su ejecución: la CAR sólo ejecutó el 11% de sus recursos y constituyó reservas presupuestales por el 89%; la CVC ejecutó el 74% y constituyó reservas por el 26%; CORNARE ejecutó el 35% y constituyó reservas por el 65% y la CDMB ejecutó recursos por el 60% y constituyó reservas por el 40%.
Otras Corporaciones que tienen solvencia económica por apropiación definitiva continúan presentando bajas ejecuciones.
Así ocurre con la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge –CVS, que ejecutó recursos por el 26% y constituyó reservas por el 74%; la Corporación Autónoma Regional de Antioquia –CORANTIOQUIA, que ejecutó recursos por el 72% y reservó el 28%; la Corporación Autónoma Regional de la Guajira –CORPOGUAJIRA, con una ejecución del 50% y constituyó reservas por el 50%; y la Corporación para el Desarrollo Sostenible de la Macarena –CORMACARENA, que ejecutó el 56% constituyendo reservas por el 44%.
Para la Contraloría, esta inoportunidad en la aplicación de los recursos en la anualidad es cuestionable si se tiene en cuenta que las Autoridades Ambientales Regionales no tienen restricciones presupuestales dado que recaudan, aprueban y ejecutan sus propios recursos.
Ineficiencia presupuestal
La Contraloría mira también con preocupación la ejecución presupuestal de la Corporaciones Autónomas Regionales en la vigencia 2014 con los recursos de inversión del Presupuesto General de la Nación puestos a su disposición para desarrollar sus objetos sociales.

CORPOAMAZONAS y CORPORINOQUIA, pese a contar con recursos por $1.821 millones y $6.242 millones respectivamente, no comprometieron los mismos y por lo tanto estas dos partidas caducaron el 31 de diciembre de 2014, como lo establece el artículo 14 del decreto 111 de 1996.
CODECHOCÓ presenta una pérdida de apropiación del 5%, CORALINA un 35%, la CAM un 16% y la CRA un 7%. Se encontró que 17 de las 20 Corporaciones beneficiadas con esos recursos no obligaron los compromisos, y por el contrario, constituyeron reservas presupuestales en cuantías significativas, superando los máximos permitidos por el artículo 2º del Decreto 1957 de 2007. Así es el caso de:
La CVC (100%), CORPOURABA (28%), CODECHOCÓ (37%), CORPONARIÑO (68%), CORPOGUAJIRA (83%), CORPOCESAR (54%), CORPOMAG (100%), CDA (22%), CORALINA (31%), CORMACARENA (37%), CORPOMOJANA (74%), CARSUCRE (69%), CRA (100%), CAS (99%), CORPOBOYACÁ (86%), CORPOCHIVOR (34%) y CORPOGUAVIO (57%).

Algunos hallazgos de auditorías recientes

En desarrollo de la auditoría practicada por la Contraloría General de la República a la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC), se establecieron 47 hallazgos administrativos, de los cuales 10 corresponden a hallazgos con alcance fiscal en cuantía de $1.550 millones, 33 hallazgos tienen alcance disciplinario, 1 alcance penal, 3 dan mérito para Indagación Preliminar y 2 serán objeto de Proceso Administrativo Sancionatorio, los cuales serán trasladados ante las autoridades competentes.
A su vez, en la auditoría practicada a la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge se detectaron 11 hallazgos administrativos, de los cuales 2 tienen presunta incidencia disciplinaria.
Y en el caso de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico CRA, a la que sí le feneció la cuenta, se establecieron 7 hallazgos administrativos.
Y aunque se le feneció la cuenta a la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (CORALINA), la CGR le formuló observaciones por omitir sus funciones de control y vigilancia ambiental frente a la problemática ocasionada por vertimientos puntuales de aguas residuales al mar de manera directa y sin algún tipo de tratamiento. Las empresas de carrotanques sépticos siguen disponiendo de las mismas sin contar con permiso de vertimiento, como lo exige la norma.
En el examen auditor a la Corporación para el Desarrollo Sostenible de la Mojana y el San Jorge –Corpomojana se hicieron observaciones en relación con la falta de seguimiento de la entidad a la recolección, disposición y manejo inadecuado de residuos peligrosos (de alto riesgo) por parte de la ESE Hospital Regional de Segundo Nivel del municipio de San Marcos (Sucre).
Las CAR no pueden ser ruedas sueltas
En el documento “Evaluaciones del desempeño ambiental Colombia 2014”, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos –OCDE propuso otorgarle al Ministerio del Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible los medios necesarios para supervisar y dirigir más eficazmente la labor de las Corporaciones Autónomas Regionales y consideró que se necesitan reformas integrales para aumentar la transparencia, integridad y forma en que rinden cuentas estas entidades.
Para la OCDE, la Constitución otorga a la CAR un alto grado de autonomía en materia administrativa y fiscal, y son pocos los controles a los que las corporaciones están sometidas.
“Las CAR no están subordinadas a los departamentos, y la supervisión del Congreso se limita a recibir informes financieros, que no incluyen ninguna evaluación de su desempeño. Como resultado, las CAR tienen de hecho poca responsabilidad ante las instituciones elegidas democráticamente”, ha considerado la OCDE.
Esta apreciación es compartida por la Contraloría, que desde 2012 ha señalado que la falta de procedimientos presupuestarios armonizados impide efectuar una evaluación adecuada de los recursos financieros y los gastos de las corporaciones.
En el ejercicio de la autonomía en el manejo presupuestal de los recursos propios, las CAR realizan directamente el recaudo de fondos de las diferentes fuentes que financian sus actividades.
Así mismo, la programación, elaboración, presentación aprobación, modificación y ejecución los presupuestos anuales de las corporaciones, se efectúa por sus órganos de dirección y administración, sin ninguna injerencia del Gobierno Nacional ni del Congreso de la República.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close