Ingris Padilla, el amor por su hija, es la fuerza para luchar por una Santa Marta mejor

Ingris Padilla García

Ingris Padilla García, administradora de empresas y  magister en Educación, en su hoja de vida se destacan diversos cargos públicos que van desde coordinadora del Programa de Educación a Distancia (IDEA) de la Universidad del Magdalena, como docente, asesora, ocupó de manera exitosa el cargo de Decretaria de Educación Distrital en el gobierno del ex alcalde de Santa Marta Carlos Caicedo Omar y actualmente vinculada a la administración  de Rafael´Martínez, quedando al frente de  diversas entidades públicas como secretaría de Gobierno, de Infraestructura, titular de la Secretaría de Promoción Social, inclusión y Equidad, mejor dicho es una “todera”, ninguna responsabilidad le queda pequeña.

Este domingo se celebra el Día de las Madres y Deracamandaca.com  desea rendirles un homenaje a todas ellas, hoy representadas aquí por Ingris Padilla García, una profesional que se ha  metido en su corazón a Santa Marta y que trabaja de manera incansable por lograr el cambio que se viene observando desde hace ya más de cuatro años, consciente que es el aporte que le permitirá brindarle a su hija Ana María un mejor lugar para habitar, para compartir, para desarrollarse.

“No tomo mi trabajo como un sacrificio, por el contrario me encanta, soy feliz aportando un poco de mi profesión, de mi tiempo, de mi vida para que Santa Marta sea esa ciudad que todos anhelamos, el lugar de donde nuestros  hijos no tengan que irse, ya sea por falta de oportunidades o por falta de desarrollo, yo amo a esta ciudad”.

Pero quien es Ingris Padilla, como se define ella?, “Soy una madre, hija de una ama de casa y un líder comunitario, soy de Maicao Guajira, pero desde los doce años vivo aqui, bachiller de la Escuela Francisco de Paula Santander, egresada de una escuela pública de Santa Marta, fue la primera Personera Estudiantil de esa institución, ingresé a la Universidad del Magdalena, me gradué como Administradora de Empresas, hago parte de semillero de la Unimagdalena,  aquí tuve a mi hija Ana María, he sido docente, una de las labores que más me ha gustado por el contacto con los jóvenes, fui coordinadora del Programa de Educación a Distancia (IDEA), en el área de mercadeo, una experiencia maravillosa también por los logros que a nivel regional tuvimos, extendiéndonos por todo el Departamento del Magdalena,  del Cesar, el Valle del Cauca, Cundinamarca, llevando los programas de la Universidad del Magdalena a muchas regiones el Caribe”.

Ingris Padilla es el modelo de persona, que nos demuestra que con esfuerzo, empeño y dedicación si se pueden lograr muchas cosas, es una mujer muy activa -dice que heredó el liderazgo de su padre- siempre dispuesta a colocarse metas y cumplirlas.

A su madre la define como una mujer incansable, luchadora que aunque no tuvo la oportunidad de estudiar, si se esmero en sacar a sus hijos adelante, convertirlos en los profesionales que hoy son.

Ingris nació hace 39 años en Maicao Guajira, pero desde los 12 años vive en Santa Marta, a donde su familia llegó buscando mejores oportunidades, ella  se siente muy agradecida por la acogida que ha tenido entre los samarios, nunca se ha sentido en “tierra ajena”, por el contrario ha  sido declarada en muchas oportunidades como hija adoptiva del Magdalena y de Santa Marta.

“Mi corazón es samario y por eso le he entregado a esta tierra toda mi trabajo, toda mi capacidad, mi esfuerzo y dedicación, porque creo en la transformación  profunda de este territorio, porque considero que Santa Marta se lo merece, soy una mujer de fe y por eso creo que a través de mis aportes sigo creyendo en esas metas que aunque para muchos son sueños que no se van a lograr yo estoy segura que si,y estamos viendo la materialización de éstos”.

A Ingris Padilla le encanta hablar de Ana María, su preciosa hija,  su mirada se llena de ternura y orgullo cuando la ve, siente una profunda admiración y la  define como una niña alegre, inteligente, pilosa.

Y precisamente cuando toca su papel de madre, siente que no ha podido dedicarle a su chiquita el  cien por ciento del tiempo que merece, pero que tiene definido espacios que son exclusivamente para la niña, como es llevarla al colegio, acostarla, contarle cuentos, escucharla como le fue en su día de clases, ver con alegría sus tareas, sus dibujos, cada vez que pueden salen a disfrutar y compartir.

Ana Maria por su parte considera que su mami es muy inteligente, bonita, que la ama mucho, con quien comparte cosas bellas, espera que cuando cumpla años la lleve a donde queda el tobogan más largo del país y sueña con que sus papitos estén siempre unidos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.