Estado de excepción en frontera de Perú con Colombia por disidentes de FARC

Frontera Colombia-Peru

El Gobierno de Perú decretó hoy el estado de excepción por 60 días en la provincia amazónica del Putumayo, fronteriza con Colombia, por la posible presencia dentro del territorio peruano de disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y de narcotraficantes.

El territorio declarado en emergencia está en la ribera derecha del río Putumayo, que divide los territorios de Perú y Colombia, y pertenece a la región de Loreto, la más grande del país.

El estado de excepción hace que queden suspendidos los derechos constitucionales relativos a la libertad y seguridad personales, la inviolabilidad de domicilio y la libertad de reunión y de tránsito en el territorio.

En ese período, la Policía Nacional del Perú (PNP) será la encargada de mantener el orden interno, con el eventual apoyo de las fuerzas armadas.

La medida busca disuadir la posible presencia en esa zona de disidentes de la FARC, según afirmaron hoy al diario El Comercio fuentes de las fuerzas armadas.

A pesar de que las FARC y el Gobierno de Colombia pusieron fin en 2016 a un conflicto armado de 52 años, algunos grupos de la guerrilla no quisieron plegarse al acuerdo de paz y entregar las armas.

Según un informe publicado en la más reciente edición de la revista colombiana Semana, los guerrilleros Gener García Molina, alias “John 40”; Miguel Botache, alias “Gentil Duarte”, y Édgar Salgado, alias “Rodrigo Cadete” buscan refundar las FARC en los territorios selváticos del sur de Colombia.

En el territorio colombiano hay 29 grupos disidentes de las FARC, pero solo 11 han manifestado hasta el momento su intención de ser parte del proceso de “refundación”.

Entre ellos está grupo liderado por Walter Patricio Arizala Vernaza, alias “Guacho”, líder del Frente Oliver Sinisterra, responsable de los secuestros y asesinatos de cinco ecuatorianos, entre ellos tres miembros de un equipo de prensa del diario El Comercio y de una pareja de turistas.

Además, la ribera peruana del río Putumayo se ha convertido en uno de los focos más crecientes de cultivos ilícitos de hoja de coca, materia prima de la cocaína, dada la facilidad existente para introducir luego la droga en Colombia. EFE

Fuente: lavanguardia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.