Derechos Humanos: diálogo con comunidades sobre gestión ambiental de Drummond

Diálogo con comunidades sobre gestión ambiental de Drummond

Luego de una reunión sostenida con las comunidades durante el primer semestre del año para conversar específicamente sobre la política que implementa la compañía en la promoción y respeto por los Derechos Humanos; Drummond Ltd. realizó una segunda sesión con los mismos grupos de trabajo, en los departamentos del Cesar y el Magdalena respectivamente. En ellos se habló de su gestión y avances en materia ambiental con los líderes de las comunidades que se encuentran en la zona de influencia minera y portuaria. 

En su momento, el resultado de la primera reunión fue analizado por el especialista en Derechos Humanos, José Rafael Unda, gerente de la empresa Ardura S.A.S., y quien ha realizado acompañamiento a la compañía en el desarrollo de su programa de Derechos Humanos, incluyendo el diseño y la conducción de sesiones de entrenamiento con sus distintos públicos de interés. 

De esta primera etapa se identificaron tres puntos importantes para dar respuesta a las inquietudes de las comunidades: el Plan de Manejo Ambiental de la compañía, Impactos Sociales, y Sistema de Quejas y Reclamos. Por lo anterior, se programaron nuevas sesiones por departamento, iniciando con el tema de gestión ambiental. 

Algunas de las inquietudes expuestas por las comunidades estaban relacionadas con la calidad del aire, el uso adecuado de recursos hídricos, la erosión costera y las acciones que realiza la compañía para mitigar su impacto. Para lo anterior el departamento Ambiental y el área de Relaciones con la Comunidad de Drummond organizaron un recorrido por las operaciones para que evidenciaran los controles que tiene la compañía para mitigar los impactos ambientales de sus operaciones. 

Fue así como el primer grupo en el Cesar, conformado por concejales,secretarios, personeros y representantes de las asociaciones de juntas de acción comunal de Agustín Codazzi, Becerril, La Jagua de Ibirico, Chiriguaná y El Paso, tuvo la oportunidad de recorrer la mina Pribbenow, conocer el embalse Paujil y el vivero forestal. 

“He tenido la oportunidad de ver el proceso, cómo se extrae el material. Estamos en un error. La explotación minera no es mala, mientras que se explote con unos estándares dentro de lo que consagra la ley y veo que esta empresa cumple con todos los requisitos. El impacto es mínimo”, comentó Jorge Alfredo Ovalle Márquez, personero del municipio de Agustín Codazzi. 

Para el caso del Magdalena, el grupo estuvo conformado por los presidentes de Junta de Acción Comunal de los barrios  Nancy Polo Rovira,  Miramar, Girasoles,  Barrio Abajo, Brisas del Mar, representante de Asojuntas, del municipio de Ciénaga, la personería municipal, representante de las comunidades afrodescendientes; además de miembros de la Agencia para Reincorporación y Normalización -ARN- y miembro de la UNOPS, entre otros. 

El recorrido para este último grupo se desarrolló en la operación portuaria ubicada en Ciénaga – Magdalena, en donde los visitantes observaron el sistema de descargue de trenes, los patios de acopio, el reservorio de agua en el que habitan diversas especies de flora y fauna, y el muelle de cargue directo. 

El Fiscal de la Junta de Acción Comunal de Cordobita, Manuel Urueta, expresó que “fue enriquecedor venir a Drummond y resolver muchas de las dudas que se han acumulado de años atrás alrededor de la empresa, sobre cómo la actividad puede afectar a los cienagueros”. 

Posterior al recorrido, en cada departamento se desarrolló un diálogo sobre las acciones que construyen la gestión ambiental efectiva de Drummond, su plan de manejo, los controles que se requieren para mitigar, prevenir, compensar y corregir los impactos ambientales identificados en pro de una operación sostenible. 

De igual forma se hizo énfasis en la calidad del aire, la compensación forestal, el manejo adecuado del agua y los residuos sólidos; y se informó a las comunidades sobre los estudios o muestreos que constantemente realizan entidades externas para verificar que los controles ambientales de compañías como Drummond funcionen y cumplan con los estándares o lo exigido por la ley.  

“El diálogo tiene como propósito mejorar la calidad de las medidas de manejo de los riesgos de Derechos Humanos en la compañía y uno de los riesgos de DDHH es el ambiental, porque en Colombia existe el derecho a un ambiente sano. Es un derecho común para todos, de manera que es importante asegurarse que la gestión sea lo mejor posible”, aseguró José Rafael Unda. 

Las autoridades regionales revalidaron que Drummond trabaja cumpliendo los estándares ambientales existentes, incluidos en la normatividad colombiana. “Día a día nos convencemos que la minería que se está haciendo en nuestro territorio es una minería responsable, acorde a los planes de manejo ambiental. Lo que se hace acá, se hace con responsabilidad y tratando en lo posible de impactar en menor medida el entorno en el cual se realiza la práctica. Drummond es un amigo, un buen vecino”, enfatizó Óscar Angulo Mejía, secretario de Minas y Desarrollo Agropecuario del municipio El Paso. 

Los diálogos con los principales grupos de interés de Drummond continuarán.

Leave a Reply

Your email address will not be published.