Generales

“54 de los 107 hechos de violencia han ocurrido contra precandidatos, servidores públicos y funcionarios elegidos popularmente” MOE

Para la MOE es preocupante que las agresiones durante el periodo electoral 2019 se presenten con mayor anterioridad en comparación con lo ocurrido en 2015.  La violencia política golpea a todas las colectividades, independientemente de su posición en el espectro político.

Informe de la MOE

Desde el 27 de octubre de 2018 hasta el 25 de febrero de 2019 la Misión de Observación Electoral -MOE- ha registrado 107 líderes políticos, sociales y/o comunales víctimas de violencia política a nivel nacional. De estos, 34 (32%) fueron asesinados. Estas cifras corresponden a un promedio de 1,2 líderes víctimas de agresiones por día, es decir, en Colombia se agrede a más de un líder por día.

Cauca sigue siendo el departamento más golpeado por la violencia contra líderes políticos y sociales (18 víctimas, 8 de ellas asesinadas), seguido por La Guajira con 16 víctimas (15 amenazadas), Antioquia con 10 víctimas (4 asesinatos), Valle del Cauca con 8 víctimas (2 homicidios) y Bogotá y Norte de Santander con 7 víctimas cada uno (7 amenazadas y 5 asesinadas respectivamente).

La MOE llama la atención sobre el alto número de asesinatos ocurridos en los territorios del posconflicto, equivalente al 73,5% de los homicidios registrados. Así, pese a que deberían estarse implementando de manera prioritaria programas de inversión en torno a la consolidación de la paz en las regiones con Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial – PDET, 13 de estas 16 regiones presentan agresiones en contra de líderes políticos, sociales y comunales.

Para el coordinador del Observatorio de Violencia Política y Social de la MOE, Camilo Vargas, “La violencia es más letal entre más local es el liderazgo. Los líderes comunales son lo más afectados por los homicidios, mientras que los líderes políticos son sujetos especialmente de amenazas”.

Desde 2016 se han detectado patrones que dan cuenta de los factores que incrementan la vulnerabilidad de quienes tienen roles de representatividad en todos los niveles territoriales. Así, “la violencia política suele aumentar cuando hay votaciones, se concentra en los mismos cinco primeros departamentos y se centra en regiones con presencia de economías ilegales”, sostiene Camilo Vargas.

También es alarmante que cuatro de estas cinco regiones (La Guajira, Cauca, Bogotá y Valle del Cauca) concentren el 60% de la violencia ejercida en contra de líderes políticos. En el caso del Cauca, en el departamento fueron amenazados 3 del total de los personeros amenazados en todo el país y para el caso de Valle del Cauca, un precandidato a la Alcaldía de El Cerrito fue asesinado, mientras que 2 fueron amenazados.

Aumento de agresiones con respecto a las elecciones 2015

Es especialmente preocupante el hecho de que las agresiones en contra de precandidatos a los comicios locales de 2019 se están presentando con mayor anterioridad en comparación con lo ocurrido en 2015.

Para el presente período electoral el primer hecho violento registrado fue una amenaza en noviembre de 2018 contra un precandidato a la Alcaldía de Malambo (Atlántico). Igualmente, el primer asesinato de un precandidato ocurrió el 29 de enero de 2019, el segundo el 31 y el tercero el 5 de febrero. Estos fueron los casos del precandidato a la Alcaldía de El Cerrito (Valle del Cauca), el de la Alcaldía de San José de Uré (Córdoba) y el de la Alcaldía de Puerto Nare (Antioquia).

En contraste, durante el período electoral de los comicios de 2015, el primer hecho registrado fue una amenaza en enero de dicho año contra de un precandidato a la Alcaldía de Palmar de Varela (Atlántico), mientras que el primer homicidio fue perpetrado el 5 de febrero al precandidato al Concejo de Patía (Cauca).

“De esta forma se evidencia que, pese a que el país supuestamente se encuentra en un contexto de consolidación de la paz en todo su territorio, la violencia política no sólo se está presentando con más antelación, también de forma más frecuente y letal”, asegura Vargas.

Agresiones sin distinción ideológica

La MOE registró agresiones en contra de colectividades políticas de todas las corrientes ideológicas. Por lo tanto, “es crucial que los 16 partidos políticos con personería jurídica, grupos significativos de ciudadanos y movimientos que vayan a participar en las elecciones locales, junto con las autoridades de todos los niveles territoriales, se comprometan activamente en la implementación y articulación de medidas que brinden garantías de seguridad para la participación en política”, argumenta Vargas.

Consecuentemente, aunque se reconoce la importancia de la primera Comisión Nacional de Garantías de Seguridad celebrada en la administración del presidente Iván Duque, es necesario que el plan de acción que allí se acuerde involucre a todas las organizaciones políticas, a miembros de la oposición y servidores públicos elegidos por voto popular, ya que el actual Plan de Acción Oportuna solo cobija líderes sociales y comunales, periodistas y defensores de derechos humanos.

Descargue acá el informe completo

 

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close