Vamos Colombia llegó a la Guajira

Desde el  28 y hasta el 31 de marzo, 200 voluntarios de 22 empresas de distintas regiones del país se reunirán en Uribia para convivir, trabajar hombro a hombro y generar confianza con 1000 personas de las comunidades de La Guajira.  El voluntariado en frentes de trabajo, la convivencia durante el campamento y las actividades de diálogo y reflexión que se dan en Vamos Colombia buscan generar una transformación en las mentalidades de los participantes hacia una cultura de inclusión y reconciliación.

La Guajira

La Guajira es el escenario de Vamos Colombia, una iniciativa liderada por la Fundación ANDI, USAID y Acdi Voca en la que voluntarios del sector privado, el Ejército Nacional y la Agencia Nacional para la Reincorporación y la Normalización (ARN) se encuentran durante 4 días con comunidades de zonas afectadas por el conflicto.

“Vamos Colombia es un espacio de encuentro entre dos Colombias que no se conocen, que permite que aprendamos a ponernos en los zapatos del otro a través de acciones concretas que nos enseñen a trabajar juntos por encima de nuestras diferencias”, explica Isabella Barrios, directora de la Fundación ANDI.

Para el encuentro se diseñaron, en conjunto con representantes de las comunidades, varios frentes de trabajo en los que locales y visitantes trabajarán de la mano en obras físicas que generen soluciones inmediatas para la zona: mejoras a la infraestructura educativa, dotación de la biblioteca principal, apoyo a un proyecto de artesanías wayuu, construcción de una huerta, preparación y entrega de alimentos a migrantes, talleres de crianza, autocuidado, empoderamiento y finanzas básicas.

Los abogados de las empresas afiliadas a la ANDI se unirán con los palabreros Wayuu (administradores de la justicia local reconocidos por la UNESCO) para ofrecer orientación en un consultorio jurídico abierto a las poblaciones más vulnerables del municipio.

Los participantes de Vamos Guajira se alojarán en el terminal de transportes de Uribia, que no se encuentra en funcionamiento. La convivencia en condiciones difíciles, el cambio en las comidas y las extensas jornadas de trabajo son parte de una experiencia de aprendizaje sobre el valor de la diferencia y la necesidad de ponerse en los zapatos de los otros para construir entre todos un país incluyente y reconciliado.

El voluntariado en los frentes de trabajo y la convivencia durante el campamento se complementan con varias actividades de diálogo y reflexión diseñadas para reforzar la confianza y generar una transformación en las mentalidades de los participantes hacia una cultura de inclusión y reconciliación que permita proyectos concretos en las empresas, en las comunidades y en la sociedad en general.

Las mediciones posteriores a estos encuentros muestran que tienen beneficios para todos los actores participantes: aumentan el sentido de pertenencia de los trabajadores con sus empresas, mejoran el clima laboral y el trabajo en equipo, visibilizan a comunidades tradicionalmente olvidadas, y empoderan a los voluntarios para que se conviertan en agentes de cambio.

Leave a Reply

Your email address will not be published.