Generales

Plenaria del Senado aprobó el Presupuesto General de la Nación para el 2020

Algunos senadores consideran que el actual Gobierno es el que más ha destinado recursos a la educación en las últimas décadas. Para otros legisladores, este presupuesto no es un instrumento frente a la problemática económica y social, sino un mecanismo administrativo que le permite al Gobierno girar unos cheques y pagar unas cuentas.

Después de más de ocho horas de debate, la plenaria del Senado aprobó esta noche el proyecto de ley sobre el Presupuesto General de la Nación, para la vigencia del año 2020, el cual tiene un monto aprobado de $271.7 billones.

Tras no acogerse las ponencias, alternativa presentadas por los senadores Iván Marulanda, Alianza Verde; Aída Avella y Gustavo Bolívar, Decentes; la negativa, expuesta por el congresista Wilson Arias, del Polo Democrático; y la de archivo, planteada por el senador Juan Luis Castro, Alianza Verde, la corporación aprobó la positiva o mayoritaria que explicaron los legisladores David Barguil, Partido Conservador, y Juan Felipe Lemus, del Partido de la U.

Al iniciarse la sesión, el presidente del Senado, Lidio García Turbay, estableció las reglas del juego, sobre las cuales estuvieron de acuerdo los congresistas de las diferentes bancadas.  Cada vocero de los partidos intervino fijando la posición de su colectividad.

Intervienen voceros 

El senador Ciro Ramírez, del centro Democrático, dijo: “Este presupuesto sí cumple los supuestos macroeconómicos que están establecidos de proyección de crecimiento económico, de inflación, de taza de cambio y también cumple con el Plan de Desarrollo y con el gasto de inclusión social”, a la vez que enfatizó que “el crecimiento de la economía según las cifras, que ya conocimos en el primer semestre del año, no se veían desde el segundo trimestre del año 2014”.

La vocera del Partido MIRA, senadora Aydeé Lizarazo Cubillos, resaltó la iniciativa gubernamental de incluir a la educación en el primer lugar en materia presupuestal. “Es el Gobierno que más le ha destinado recursos a la educación en este país en las últimas décadas” y dijo que los $4 billones que se incluyen para las regiones son aportes para lo que tiene que ver con el túnel de la línea, conexión del pacífico e infraestructura agropecuaria, entre otros.

El senador Iván Marulanda, del Partido Verde, fue crítico de la ponencia mayoritaria y dijo que “este presupuesto no es un instrumento frente a la problemática económica y social del país, sino un instrumento administrativo que le permite al Gobierno girar unos cheques y pagar unas cuentas”. Reprochó que en el trámite de los proyectos económicos no haya una discusión amplia y fue enfático en señalar que “nos van a traer un proyecto que se va a aprobar, y se está aprobando en la Cámara de Representantes, para que sea ‘pupitriado’ acá en esta sala, sin ninguna deliberación”. Se refirió a las enejenaciones de las empresas del Estado y fue contundente en señalar que “no consideramos razonable ni beneficioso para el país enajenación de activos por $8.5 billones. Proponemos disminuir los ingresos en $8.5 billones, eliminando esa enajenación y sugiriendo que en cambio se presente una nueva ley de financiamiento”.

La senadora Sandra Ortíz, también del Partido Verde, mostrando un cartel en su curul como protesta y en el que destacaba que ISA no se Vende, afirmó que luchará por el Aeropuerto de Boyacá y porque no vendan las empresas públicas que son el patrimonio de los colombianos.

Por su parte, la senadora Aida Avella, también de la oposición, dijo que efectivamente en el proyecto del presupuesto hace falta mucho dinero y propuso a consideración de la plenaria que en dicha iniciativa se incluyese un artículo que determine que las remesas que salen de Colombia al exterior, por efecto de explotaciones y negocios en el territorio nacional, deben tener un gravamen de impuesto del 7%.

Las voces de la oposición se fueron sumando en la discusión de proyecto: “Cómo es posible que este año haya una disminución del 29% en el presupuesto de 2020 con respecto al de 2019 en el rubro de agricultura”, preguntó el senador  Gustavo Bolívar, al señalar que “ni si quiera se ha ejecutado ni el 35% de este año. Me parece una infamia”.

En ese mismo sentido se pronunció el senador Gustavo Petro, quien fue contundente en pronosticar que “el déficit fiscal el año entrante va a ser mayor de que lo que aquí piensa aprobar el Congreso”. Destacó que las estadísticas están manipuladas para generar un clima de tranquilidad que no lo hay” sentenció el excandidato presidencial, quien aseveró que “solo se ha ejecutado a la fecha un presupuesto que aquí se dijo era pequeño, el 35% en agricultura”.

El senador del MAIS, Feliciano Valencia, quien se unió a las críticas de la iniciativa gubernamental precisó que “en el mes de abril se llegaron a unos compromisos entre los pueblos indígenas y el Gobierno nacional”, por eso consideró que esperaba la voz del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, para que se ratificaran los compromisos dentro del proyecto.

“Lo que vamos a tener inexorablemente es que si se aprueba esa reforma, mañana la mayoría de los empleadores van a conducir la contratación por horas, por debajo del mínimo” enfatizó el senador Wilson Arias, del Polo Democrático Alternativo.

“Nuestro asombro va en crecimiento, muy a pesar que creímos estar curados de espantos”, afirmó el senador de las FARC Israel Alberto Zuñiga, tras señalar que la inequidad que se presenta en el Presupuesto en trámite, “profundiza y sume en la miseria a regiones enteras y llena de desesperanza a millones de colombianos”.

Algunas consideraciones

 El Partido Liberal representado en la corporación no se mostró conforme con el proyecto de presupuesto por considerar que “hemos propuesto la eliminación del artículo 104, que busca despedazar la ordenación del gasto en la JEP”, señaló en forma contundente el senador de esa colectividad Rodrigo Villalba.

Por su parte,el vocero del Partido Liberal, Guillermo García Realpe, fue contundente en señalar: “No permitiremos que cercenen los recursos para garantizar subsidios a la energía, ni los subsidios al gas propano en cilindro para estratos 1 y 2 del Macizo Colombiano, así como los recursos que financian los precios especiales de combustibles en frontera”.

El Partido Conservador se mostró satisfecho con la iniciativa. El vocero de la colectividad, Efraín Cepeda, sostuvo ante sus colegas: “Logramos incrementar el presupuesto de inversión en casi $7 billones, lo cual constituye casi un 20% del presupuesto que fue radicado por el gobierno”.

John Milton Rodríguez, senador de Colombia Justo y Libres, aseveró que la opinión pública debe conocer que “con el Presupuesto general para la Vigencia del 2020, el Gobierno Nacional está cumpliendo con compromisos establecidos con sectores muy importantes, el primero de ellos, la educación”.

Es de indicar que el proyecto aprobado tiene un rubro de inversión de 47,5 billones de pesos, La deuda pasó de 59,2 billones a 54,5 billones de pesos y a los gastos de funcionamiento, que pasaron de 172 billones a 169,6 billones de pesos.

La iniciativa de origen gubernamental tenía centenares de proposiciones que fueron radicadas en las secretarias de ambas Cámaras, las que quedaron como constancia para el último debate. En las que se solicitaban más recursos para los programas de mujer rural, Ministerio de Cultura, la Contraloría, a los programas de Acción Social, entre otros. Habrá recursos fiscales para los subsidios de energía y gas. Al igual aportes de la Nación a la universidad pública, construcción del Aeropuerto del Café (Aerocafé) y vías terciarias.

Cambios en segunda ponencia

Se tiene contemplado el monto de 180.000 millones para los organismos de control, de los cuales 47.000 millones serán para gastos de funcionamiento de la Contraloría General de la Nación, se prevé unos 78.000, millones para Defensa y Policía, de los cuales 68.000 millones corresponderán a gastos de funcionamientos para la Defensa y 10.000 millones para gastos de inversión en el Hospital Militar. Asimismo, se adicionarán 50.000 millones, para gastos de infraestructura en las regiones. Salud y protección tendrán un aumento de 9.000 millones de pesos. Se destinarán 50.000 millones para los programas de desarrollo.

En el sector Educación se redistribuyeron $20.000 millones, de los cuales, $8.000 millones irán al fortalecimiento de las instituciones de educación superior y $12.000 millones a cubrir gastos de funcionamiento de la nueva Unidad Administrativa Especial de Alimentación Escolar, entre otros cambios de la ponencia.

Por otra parte, la ponencia indica que la deuda tendrá una reducción de $280.000 millones de pesos. De la misma manera se hará una reducción de 124.000 millones de gastos de inversión del presupuesto del Ministerio de Hacienda, de los cuales $114.000 millones, serán destinados a otros sectores.

Aprobada la iniciativa del presupuesto, el Presidente del Senado levantó la sesión y convocó a la plenaria para el martes 29 de octubre, a las 4:00 de la tarde.

Prensa Senado

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button
Close
Close